UN POCO DE HUMOR

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

UN POCO DE HUMOR

Mensaje  César-Slictik el Jue Abr 16, 2015 2:19 am

Como veo que aquí también se pueden contar chistes me atrevo a sacar mi nariz de humorista aficionado y comienzo con un microrrelato de mi sección "teoremas".

         LA CUADRATURA DEL CÍRCULO

     Es imposible cuadrar el círculo, como es imposible convertir un círculo en cuadrado. Entre ambas figuras geométricas solo hay contactos. Debemos agradecerlos como un milagro, como un don de los dioses y quemar incienso en el altar del Diseñador del universo.

      TALES DE "MOLETO CUANDO DIGO LA VERDAD".

    Por cierto que modero un taller de humor que ahora está parado. Por si alguno quiere apuntarse dejo el enlace. 


 http://www.sonymage.es/foro/viewtopic.php?f=247&t=17983

César-Slictik

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 10/01/2015
Edad : 60
Localización : MANZANARES CIUDAD REAL

Ver perfil de usuario https://guerreroimpecable.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

DICCIONARIO COLOQUIAL-HUMORÍSTICO

Mensaje  César-Slictik el Lun Jul 06, 2015 2:40 am






TÍO

-Colega, camarada, amigo. Lo empleábamos constantemente en la pandilla. "Tío, qué pasa contigo" "Dónde has estado tío". 

Es curioso que se utilice un término familiar que en aquella época y no creo que tampoco en esta tenga un especial significado afectivo. La relación con los tíos en los entornos familiares se podría decir que no es ni fú ni fá. Podrían haber elegido "sobrino". ¿Qué pasa sobrino? No era aconsejable el uso de la palabra "primo" porque un primo era un tonto.


PRIMO

Como hemos visto era sinónimo de tonto. Expresiones frecuentes eran: He hecho el primo, ese tío es un primo, etc.

No he tenido ningún primo tonto por lo que nunca entendí ni porqué un colega o amigo era un tío y porqué razón los primos tenían que ser tontos. Todos mis primos eran listos.

TIENES UN MORRO QUE TE LO PISAS

Era una expresión muy corriente en mis tiempos de pandilla. Si venía uno y te bebía el "cubata" cocacola con ron o el gintonic, tónica con ginebra, las bebidas más frecuentes en aquella época, le decías aquello de "Qué pasa tío, tienes un morro que te lo pisas".

Pisarse el morro es tener mucho morro, la razón por la que se le atribuya al morro desvergüenza, atrevimiento u otros defectos de carácter es peculiar, la boca expresa la desvergüenza, pero el morro me lo como con los callos y está muy rico. Buscar orígenes en el lenguaje coloquial o popular es como buscar petróleo, si lo encuentras te haces rico, pero es difícil encontrar una bolsa de petroleo.

TIENES UN ROSTRO DE CEMENTO "ARMAO"

Tener cara dura o rostro de cemento armado era lo máximo, era como decir que no le puedes pegar al tío un puñetazo porque es como si se lo pegaras a una pared hecha con cemento armado, te rompes la mano. Desconozco porqué el cemento armado era tan duro y si existía el desarmado. Digamos que existía una jerarquía, un tío podía tener "cara dura" pero si tenía un "rostro de cemento armao" entonces cuidadito con él.

ESA "TÍA" ESTÁ MÁS BUENA QUE EL PAN

-Las "tías buenas" han permanecido hasta este momento. Las tías que yo tuve unas estaban buenas y otras menos y otras nada. La razón por la que se escogió ese parentesco me es totalmente desconocida.

-Estar más buena que el pan era decir que había solidez porque el pan en aquella época tenía reminiscencias de postguerra, si había pan no pasabas hambre, aunque disfrutar, lo que se dice disfrutar el paladar pues no mucho. 

ESTÁ DE PAN Y MOJA

Eso ya era el colmo de los colmos. Una tía que estaba de toma pan y moja era ya para comérsela. Claro que si además del pan, con su solidez alimenticia, le pones una salsa rica, como la de los callos por ejemplo, entonces tomas enormes pedazos de pan, te los llevas a la boca y tragas como un cerdito mientras la salsa te cae en la camisa. Una "tia" que estaba así es que era "demasiao", era para comérsela a lo bruto.

Es curioso cómo reaccionaban las chicas, te llamaban machista si les decías "tía". En cambio a nosotros nos llamaban tíos o nos llamábamos tíos entre nosotros y éramos muy felices. Llamarle "señorita" a una chica era muy finolis, muy pijo. Quien lo hacía era sin duda un pijo remirado y en cambio quien llamaba a todo el mundo tío o tía era de la calle, del pueblo, del barrio, era un colega y un amigo.

Y con esto y un bizcocho lo dejamos hasta mañana a las ocho.

César-Slictik

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 10/01/2015
Edad : 60
Localización : MANZANARES CIUDAD REAL

Ver perfil de usuario https://guerreroimpecable.wordpress.com/

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.